viernes, 13 de julio de 2007

EL CORAZÓN DE LA BAILARINA

Como me gustaría poder describir cada uno de los sentimientos y de las emociones que siente una bailarina al bailar danza oriental. Lo que se siente al recibir tu primera clase, al recibir el cariño de tu profesora y el apoyo de tus compañeras. Lo que se siente en los camerinos, los nervios, las alegrías... Donde todos los sentimientos están al flor de piel, y sólo tus compañeras y tu maestra saben erradicar. Los miedos que se sienten cuando estas apunto de salir, miedo a equivocarte, miedo a no agradar al publico, miedo al miedo.. pero una vez que has pisado el escenario esos miedos y nervios se esfuman cuando escuchas la primera nota de la música, de tú música. Haciendo que esa maravillosa melodía escogida con todo tu cariño empiece a vibrar por todo tu cuerpo, por tu mente y por tu corazón, transmitiendo tus sentimientos envolviendo al público con esa magia especial que es la danza oriental. Hipnotizándolos con tus dulces ondulaciones, transportándolos a las calles de la Medina y a los cuentos de las mil y una noches. Una bailarina no podría existir sin la existencia de otra. De una bailarina que aparte de ser tu maestra es tu amiga y te enseña toda la mística de ésta danza milenaria transmitiéndote todos su conocimientos y haciéndote mejorar día a día para que te conviertas en la mejor bailarina. Una maestra a la que le debes todo lo que sabes, a la que le debes el amor que sientes hacia esta danza, y por tanto debes darle todo tu respeto y cariño. Y no sólo a tu maestra también a todas tus compañeras que comparten tus mismas ilusiones y tienen tus mismos sueños. Todas tus compañeras que son como tus hermanas en la danza, donde ves como evolucionan, donde se ayudan, donde si una se cae las demás la ayudan a levantarse, donde nos sentimos orgullosas si una cumple su sueño ya que algún día lo cumpliremos nosotras.A toda bailarina le gusta sentir el apoyo de su familia, pero donde el apoyo que mas quieres sentir es el de tu familia de la danza. A una bailarina le gusta que su teatro este lleno y disfrutar de su momento entregándolo todo por el publico, por su publico, y no importa que entre ellos se encuentren familiares y amigos, si están allí es porque quieren verte e incluso se puede sentir mas aún la complicidad entre el publico y la bailarina.A una bailarina le gusta que en sus actuaciones estén sus compañeras brindándole su apoyo. Y te duele mucho cuando una compañera a la que le tienes mucho cariño porque compartes el amor hacia la danza, no te brinde su apoyo e intente hacerte caer simplemente por envidia. Mi padre decía que la envidia es el peor sentimiento del mundo, yo no lo creía, pero cada día que pasa me doy cuenta que ese es el peor, haciendo que tu compañera que es tu hermana en este mundo caiga solamente para que tu puedas llegar mas alto. Eso me duele muchísimo, porque para mi todas son como hermanas y me siento orgullosa de cada uno de sus logros, me siento orgullosa cuando me hacen sentir lo que sienten ellas al bailar, me siento orgullosa cuando vienen a nuestros ensayos y no corrigen para que bailemos de una forma mas bonita. Me siento orgullosa de cada una de las bailarinas que ayudan a las demás de forma pura y me duele la envidia de unas bailarinas a otras. Me duele y me duele muchísimo.Yo aún no he podido sentir muchas cosas, como el tener mi momento sola sobre un escenario, pero disfruto mucho viendo los momentos de las demás. Pero hasta que mi momento llegue, disfruto teniendo mi momento en la discoteca con mis amigas.Este es el corazón de la bailarina, el corazón donde la envidia no tiene lugar, solo tienen lugar los sueños de tus compañeras y tuyos.

4 comentarios:

Helena Rull dijo...

Hola Morayma... Sabes que esta entrada me encanta. Que bien que por fín tengas tu blog. BSS

andrea dijo...

Me encanta la danza oriental, soy de venezuela me encantaria hablar contigo...

Sarah dijo...

Muy bonito tu blog, y muy acertadas tus palabras.
Un saludo

Nejsret dijo...

En todos lados crece la mala hierba...
Enhorabuena por el blog.